portada-como-ella-audio.jpg

Escúchalo...

Hoy hemos ido a visitar a la abuela, que vive en casa de mis tíos. Antes vivía en su casa, y a nosotros nos gustaba ir a comer los sábados con ella. La abuela siempre cocinaba nuestros platos favoritos, y en verano preparaba una limonada estupenda. También era la mejor contando historias. Algunas las inventaba, pero otras eran recuerdos de su infancia o de su juventud. Ella me enseñó a jugar a las cartas, a decir trabalenguas, a atarme los cordones de las zapatillas… y a tocar el piano. A mí me gustaba tanto tocar el piano con ella… Pero, desde hace algún tiempo, la abuela ha empezado a olvidar cosas. Yo no lo noté al principio. Sólo sé que empezó a pasar ratos distraída, pensando en sus cosas –decía mi madre- y más triste.